Santo Rosario

El Nacimiento

Tercer Misterio Gozoso – El Nacimiento

point_3
Meditación

Los pastores vienen y cuentan lo que los ángeles les han anunciado: que en la Ciudad de David el Salvador ha nacido, y que están invitados a buscarlo, encontrarlo y verlo, envuelto en pañales.  María reflexiona todas estas cosas en su corazón.  Ella guarda un amor tan verdadero, una gracia tan grande, que no puede verse comprometido por la fealdad de las circunstancias.  Este niño es un Rey, este niño es Dios, y aún así descansa aquí en la incomodidad de un establo, en la compañía de animales.  Ella misma es virgen, y sin embargo este niño vive, ha nacido, y respira en sus brazos.  En este momento, María es un signo para nosotros que ninguna circunstancia debiera causarnos desesperación.  No existe ninguna circunstancia humana que nos excuse de alabar y proclamar a Dios siempre presente.  Así no hay jamás razón alguna para abandonar nuestra esperanza y dejar de disfrutar y tener alegría.  Porque la Palabra se ha hecho carne y habita entre nosotros.  María reza por nosotros pecadores, para que ahora sabiendo que la Palabra se hizo carne pueda transformarse en nuestra propia vida y en nuestra alegría, tal como El es la alegría de María para siempre.

El Nacimiento

El Nacimiento

Oración

Jesús en los brazos de María, tú naciste entre lo más bajo y pobre de este mundo, para anunciar tu salvación, tu propósito de buscar, encontrar y llevar a la Casa de Dios a los más pequeños.  Danos la gracia de recibir las Buenas Nuevas de tu Evangelio y convertirnos en testigos de tu paz verdadera y bienaventuranza para nuestros hermanos y hermanas.

MISTERIOS GOZOSOS
continuar Ir a La Presentación

Lectura
Lucas 2, 1
Por aquellos días salió un edicto de César Augusto ordenando que se hiciera un censo de todo el mundo. Este primer censo tuvo lugar siendo gobernador de Siria Cirino. Iban todos a registrarse, cada uno a su ciudad. Subió también José de Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por ser él de la casa y familia de David, para registrarse con María, su esposa, que estaba embarazada. Mientras estaban allí, se le cumplieron los días del parto y dio a luz a su hijo primogénito, le envolvió en pañales y le acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en el albergue.
Había en la misma comarca unos pastores que dormían al aire libre y vigilaban por turno durante la noche su rebaño. Se les presentó el ángel del Señor, la gloria del Señor los envolvió en su luz y se llenaron de temor. El ángel les dijo: “No teman, pues les anuncio una gran alegría, que lo será para todo el pueblo: les ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador, que es el Cristo Señor; y esto les servirá de señal: encontrarán un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre. Y de pronto se juntó con el ángel una multitud del ejército celestial que alababa a Dios diciendo:
“Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres en quienes él se complace”.
Cuando los ángeles, dejándoles, se fueron al cielo, los pastores se decían unos a otros: “Vamos a Belén a ver lo que ha sucedido y el Señor nos ha manifestado”. Fueron a toda prisa y encontraron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre. Al verlo, contestaron lo que les habían dicho acerca de aquel niño; y todos los que lo oyeron se maravillaban de lo que los pastores les decían. María, por su parte, guardaba todas estas cosas y las meditaba en su corazón. Los pastores se volvieron glorificando y alabando a Dios por todo lo que habían oído y visto, tal como se les había dicho.












1 comentario »

  1. Qué lugar más extraño elige Jesús para nacer. Entre animales, en una cuna de paja, si hasta hediondo debe haber sido el lugar. ¿Y qué hace María? Lo acepta llena de felicidad!

    Que ejemplo más grande el de María, que dice SI una y otra vez. Contento, Señor, Contento. Frente a los infortunios más grandes, nada de reclamos, nada de quejas.

    Nosotros, acostumbrados a una vida llena de comodidades, si nuestro hijo no nace en determinada Clínica es problema, y si no lo atiende determinado médico, más reclamos. Si hasta automóvil tenemos en este siglo de lujos, ya nada de carretas, mulas y caballos. Hace ya más de 100 años que no hay colchones de paja, todos de espuma y cojines de plumas.

    También existían comodidades en época de María. Había gente acomodada, gente rica en Jerusalen y en Nazaret cerca de la Cantera de Piedra, y hasta había un Imperio Romano de donde venían las nuevas tendencias y lo que estaba de moda. Qué facil sería exigirle a Dios, que la tiene embarazada de su propio Hijo, preocuparse, darle comodidades, pedir y hasta exigir.

    Pero María nos enseña la mayor lección de todas, ACEPTAR LA VOLUNTAD DE DIOS, con alegría, con felicidad, con confianza.

    Este es el momento de mayor felicidad en la Historia Universal. Todos los ángeles celebran!!!

    Es día de fiesta, y de fiesta para toda la humanidad. Hasta Reyes vienen a ver a Jesús nacer.

    Y aún encontrándolo en este pesebre tan humilde, ninguna duda. El es.

    Comentario by keno — agosto 29, 2010 @ 11:54 pm

RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URL

Deja un comentario

Derechos de Autor - 2009-2014 Publicaciones Informa

Este es un sitio sin fines de lucro