Jesús es encontrado en el Templo

Quinto Misterio Gozoso – Jesús es encontrado en el Templo

point_5
Meditación

María no puede entender, ella no puede explicar por qué Jesús se queda en Jerusalén sin avisarle ni a ella ni a su esposo José.  ¡Y el Sí que dió continúa sin cambios!  Su carencia de entendimiento frente a los misterios de Dios no presenta una objeción al Sí que dió.  María no podría explicar cómo una mujer virgen pudo dar nacimiento, o cómo su prima Isabel pudo quedar embarazada a una edad avanzada, o cómo los pastores pudieron encontrar el extraño lugar del nacimiento de su hijo amado Jesús, o por qué un hombre viejo en el Templo pueda decir palabras que representan una difícil Profesía acerca de su Hijo.  Incluso los “Profesores” en el Templo no podrían explicar la inteligencia de Jesús.  El hecho de que el misterio es misterioso solo podría ser una objeción para una mente pequeña que rechaze cualquier cosa que sea más profundo que su entendimiento.  Nosotros nunca entenderemos completamente el misterio de Dios con nuestro intelecto, pero nosotros podemos comenzar ahora a vivir en comunión con El, reconociendo su presencia y diciendo Sí.  La alegría no brota desde nuestro orgulloso intelecto, sino del hecho de ser amados.  En unión con María, comenzamos a disfrutar la enorme alegría de sentirnos amados por Dios nuestro Padre, quien nos ha elegido y nos ha dado a su Hijo para que esté con nosotros por siempre.

Jesus Encontrado en El Templo

Oración

Jesús en la compañía de María, tú trajiste alegría a tus padres después de traer nueva luz a aquellos a quienes se les dejó conocer las cosas de Dios.  Danos la gracia de discernir sabiamente acerca de las cosas de Dios para que todos nuestros actos reflejen el esplendor de tu verdad y nos haga crecer en sabiduría, edad, y en gracia.

continuar Ir a Salve

Lectura
Lucas 2, 41
Sus padres iban todos los años a Jerusalén a la fiesta de la Pascua. Cuando cumplió los doce años, subieron como de costumbre a la fiesta. Al volverse ellos pasados los días, el niño Jesús se quedó en Jerusalén, sin saberlo sus padres. Creyendo que estaría en la caravana, hicieron un día de camino, y le buscaban entre los parientes y conocidos; pero al no encontrarlo, se volvieron a Jerusalén en su busca.
Al cabo de tres días, le encontraron en el Templo sentado en medio de los maestros, escuchándoles y haciéndoles preguntas; todos los que le oían, estaban desconcertados por su inteligencia y sus respuestas. Cuando le vieron quedaron sorprendidos y su madre le dijo: “Hijo, ¿por qué nos has hecho esto? Mira, tu padre y yo, angustiados, te andábamos buscando”. El les dijo: “Y ¿por qué me buscaban? ¿No sabían que yo debía estar en la casa de mi Padre?” Pero ellos no comprendieron la respuesta que les dio.
Bajó con ellos, vino a Nazaret y vivió sujeto a ellos. Su madre conservaba cuidadosamente todas las cosas en su corazón. Jesús crecía en sabiduría, en estatura y en gracia ante Dios y ante los hombres.

2 thoughts on “Jesús es encontrado en el Templo

  1. Gracias por el material tan importante sobre la Virgen María.
    Trabajo en un colegio y quiero motivar y ayudar para que los estudiantes y toda la comunidad educativa conozcan y amen más a la Virgen María.
    Ahora para el mes de Octubre quiero tener mucho material porque es el mes del Rosario.

    Ya encontré la opción para descargar el rosario en mp3 que me han pedido personas para colocarlo mientras van conduciendo.

    Les sugiero dejar la opción para descargar en mp3 aparte los gozozos,
    los luminosos
    dolorosos y gloriosos
    Porque al descargarlos todos en zip se demora como una hora.
    Muchas Gracias
    Emma Fernandez

  2. A la edad de 12 años vemos a Jesús preocupado de su Padre Celestial, de estar en su casa junto a su gente. Jesús ya consciente de su condición de Hijo de Dios, se sienta en medio de los Maestros a enseñar, con autoridad.
    Le deja claro a San José su condición de papá adoptivo. San José lo respeta, y no responde.

    La actitud de María también es de respeto y aceptación.

    Me cuesta entender el mandamiento de Honrar Padre y Madre.

    Sin embargo, también vemos que los Evangelios no nos dan cuenta de que Jesús insista en seguir en la Iglesia. Más bien Jesús asume una vida normal, como cualquier otro joven, y luego trabaja como carpintero junto a su padre José. Una vida humilde, entre gente humilde, realizando un trabajo físico que exige esfuerzo y dedicación.

    Me imagino a Jesús trabajando siempre con una sonrisa en la boca, agradable hacia todos, esforzándose por realizar bien su trabajo, y también disfrutando de mucha vida social, conversador, interesado en escuchar a los demás y sus problemas cotidianos. Y por sobre todo, orando continuamente, una vida dedicada al Padre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *