La Asunción

Cuarto Misterio Glorioso – La Asunción

point_4
Meditación

El paso liberador y suave de María desde este mundo a la gracia y amor de Dios también está disponible para nosotros a la hora de nuestra muerte, si vivimos de una manera que refleje nuestra dependencia total en Dios.  Cada uno de nosotros tiene un destino con Cristo.  Dios eleva a María, y junto a ella a todos los que testifican que creer en Dios, y amar a Dios, nos da vida eterna.  La muerte no hay que buscarla desesperados, sino esperarla con calma por lo que es, un paso de transformación que nos ha sido dado por Dios.  No intentemos escapar de este paso, el acto más significativo en el drama de nuestras vidas.  El misterio del último peregrinaje de María es para nosotros una ocasión para encontrar esperanza cada vez que nos sentimos solos y abandonados.  Cuando le rezamos “ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte”, ella es el canal de gracia que nos permite confiar que su Hijo esté bien dispuesto hacia nosotros.  María durante su vida dió innumerables pruebas de que el amor de su Hijo está siempre presente, es fuerte, y que nos invita a seguir adelante.  Durante su vida mortal, María siempre mantuvo fé en el amor divino, siempre activo en ella misma, hasta el momento de su asunción en que pasó a formar parte de este amor.

La Asunción

Oración

Jesús esperando a María, tú compartiste con tu madre antes que con cualquier otro, los frutos de la resurrección, al reunirla contigo en cuerpo y alma en la compañía de los santos, y en los Cielos la hiciste “todopoderosa por gracia”.  Ayúdanos a mostrar esa pureza de corazón que siempre encontramos en quienes aman a María, Madre y Reina de Todo lo Creado, quien media en forma maternal.

MISTERIOS GLORIOSOS
continuar Ir a La Coronación de María

Lectura
Lucas 1,48
Y dijo María:
Alaba mi alma la grandeza del Señor
y mi espíritu se alegra en Dios mi salvador
porque ha puesto los ojos en la pequeñez de su esclava,
por eso desde ahora todas las generaciones me llamarán bienaventurada,
porque ha hecho en mi favor cosas grandes el Poderoso, Santo es su nombre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *